¿Qué es el marketing social?

¿Qué es el marketing social?

En una sociedad consumista y decadente como la que tenemos actualmente, cada vez es más difícil generar conciencia en los jóvenes, peor aún, en los no tan jóvenes. Es complicado llevar mensajes que generen un verdadero cambio en el entorno social. Por cada persona que diga algo positivo habrá al menos diez con un mensaje negativo.

El marketing social, es un movimiento que busca utilizar las estrategias difusoras del marketing empresarial, pero guiando la atención a generar un cambio en la sociedad. Se trata de estrategias de marketing que incitan a la población a cambiar los malos hábitos y a crecer como personas.

Definición del marketing social

El marketing social puede ser definido, de manera resumida, como un modo de emplear las técnicas básicas de la mercadotecnia con el objetivo de difundir ideas que generen un cambio beneficioso en la sociedad.

El objetivo de este “tipo de marketing” es lograr que las personas adopten comportamiento o pensamientos positivos. Evitando de este modo que caigan en actitudes que sean consideradas perjudiciales.

Objetivos del marketing social

El objetivo primordial del marketing social, es el de generar en las personas un cambio, se puede medir en cambiar hábitos negativos por hábitos positivos, transformar conductas y convertir los pensamientos de las personas en favor de alguna población o grupo en particular.

Un ejemplo puede ser incitar a los jóvenes a abstenerse de mantener relaciones sexuales sin protección o a temprana edad, también puede ser persuadir a los fumadores para que eviten el cigarrillo, advertir de los estragos que causa el consumir alcohol en exceso, entre otras conductas perjudiciales.

El factor fundamental del marketing social es el receptor, a quien irá dirigido el mensaje, esto se debe a que ellos conforman de manera constante una parte de todo el proceso. Por eso las técnicas que se deben emplear tienen que comenzar por investigar.

De este modo podremos analizar cuáles son las necesidades, preferencias, deseos y percepciones del público que tenemos marcado como el objetivo de nuestra estrategia de marketing social.

  • Este “tipo de marketing” es solo un modo de vender ideas sociales. Aunque no debe ser menospreciado. Después de todo es una estrategia de marketing que implica seguir los mismos pasos y requiere el mismo esfuerzo que una estrategia de marketing más comercial.
  • El marketing social sigue los mismos principios que los otros tipos de marketing con el objetivo de conseguir un objetivo final, el cual, en este caso, es vender un pensamiento o filosofía específica a un grupo consumidor objetivo.
  • Actualmente existen diversas empresas que están empleando estrategias de marketing social con el objetivo de generar conciencia entre los consumidores y de este modo aumentar la aceptación de sus productos. Desde luego, sin tener que aprovecharse de las buenas intenciones del cliente. Mucho menos hacer sentir culpables a los consumidores.
  • Además del receptor, el otro componente crucial dentro del marketing social es, como no puede ser de otra forma, el producto en sí.

 El diseño del producto social se verá materializado después de pasar por un proceso de investigación y análisis llevados a cabo para encontrar las necesidades que tienen los consumidores y lograr un diseño que pueda satisfacer estas necesidades.

Marketing social dirigido a la “demanda dañina”

Es importante tener en cuenta, que los productos del marketing social se encargan de diferentes demandas, una de ellas es “la demanda dañina” la cual se da cuando el receptor ha adoptado una conducta socialmente perjudicial o dañina.

Un ejemplo de una conducta dañina puede ser el consumo excesivo de bebidas alcohólicas o conducir de manera imprudente. A veces estas dos conductas se traslapan.

El objetivo de las estrategias de marketing social es lograr que los consumidores deje a un lado estos comportamientos dañinos. El marketing social no se debe limitar a denunciar y denigrar este tipo de comportamiento, también debe ofrecer ideas alternativas o prácticas que sustituyan estas actividades.

Marketing social dirigido a la “demanda irregular”

El otro tipo de demanda que suele ser encarado por el marketing social es la “demanda irregular” este tipo de demanda se puede expresar mediante un ejemplo; los donantes de sangre, se trata de una conducta positiva que es adoptada de forma ocasional por los consumidores.

El objetivo es sencillo; lograr, mediante una campaña publicitaria de concienciación, un mayor número de donantes de sangre. Crear conciencia y aumentar los números voluntarios de donantes de sangre es una situación muy beneficiosa para la sociedad.

Pasos a tener en cuenta en el marketing social

Los pasos a tener en cuenta durante el proceso de planificar una campaña de marketing social son similares a las variables que se tienen que tener en cuenta en cualquier estrategia de marketing comercial.

Comenzamos con el “producto”. Cuando se trata de marketing social, el producto no es un objeto o un servicio, se trata de la conducta que queremos cambiar, en el caso de la demanda dañina, o la conducta que queremos incentivar, en el caso de la demanda irregular.

Luego viene el “precio” que esta vez será similar a la variable que tenemos en cuenta cuando realizamos el “mix de marketing”, se trata del costo que se deberá pagar por parte del público, con el objetivo de cambiar la forma que tienen de pensar actualmente, esto se traduce mayormente en tiempo y dinero.

La “promoción”, esta se refiere a conocer cuál es el mensaje que intentamos transmitir. Teniendo en cuenta cuáles serán las vías o canales que se emplearán para hacerlo. En este paso se define el formato del mensaje y el medio de comunicación en el que se transmitirá.

Y por último la “política”, este aspecto determina cuales son las bases, reglas o políticas que deben ser asumidas por los consumidores en pos de colaborar con el mensaje social que queremos transmitir.

También se refiere a las acciones o actitudes que impiden lograr el cambio de conducta que nuestro mensaje intenta transmitir.

Tal y como sucede en el “marketing comercial”, el marketing social requiere lograr un equilibrio de estas cuatro variables para conseguir una campaña publicitaria exitosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.