¿Qué es un pasivo en marketing?

¿Qué es un pasivo en marketing?

Los pequeños emprendedores o aquellos que están comenzando con su propio negocio, suelen preguntarse siempre el cómo darse a conocer. Qué estrategia de marketing será la mejor, tomando en cuenta el mercado actual, el producto o la competencia que tengan.

            Si bien es cierto que existen diversos tipos de marketing, el día de hoy hablaremos sobre el marketing pasivo, una estrategia de marketing que cuenta con diversas ventajas y que es relativamente sencillo de llevar a cabo. Quédate con nosotros y aprende todo lo que necesitas saber sobre este tipo de marketing.

El buen marketing pasivo

            Un pasivo en materia de Marketing es aquella empresa, negocio, o pequeño emprendedor que limita su estrategia de marketing al nivel uno. Esto quiere decir que no emplean publicidades muy elaboradas o, en algunos casos, no emplean publicidad alguna.  

            Las empresas que sobreviven adoptando un sistema de marketing pasivo, son aquellas que operan dentro de un mercado muy específico; un mercado en el que la demanda supere por mucho a la oferta.

            Es muy común el marketing pasivo en empresas dirigidas a satisfacer antiguas necesidades. De este modo, el consumidor ya sabe el objetivo del producto y no necesita ser incitado a comprarlo. El consumidor simplemente sabe que necesita ese producto en ciertas circunstancias.

El marketing pasivo mal empleado

            El marketing pasivo solo es funcional en un entorno específico. Pero también es llamado pasivo aquel emprendedor que no sabe emplear el marketing de un modo favorable. Aquellos que no saben de qué modo deben llevar a cabo sus estrategias y terminan abandonando el marketing.

            Los emprendedores deben saber que no basta solo con “hacer marketing” los resultados dependerán de “cómo hacemos el marketing”. De este modo, existen formas de emplear el marketing que solo conducirán a tu empresa a resultados precarios, una gran pérdida de dinero y te dejarán sintiendo que el marketing no funciona.

            La sensación negativa de los emprendedores hacia el marketing, irá calando profundamente y solo se preguntarán si lo mejor sería recortar ese gasto. El dinero es prioridad para cualquier empresa, grande o pequeña, no nos podemos dar el lujo de dirigir el dinero hacia una estrategia que no resultará fructífera.

            Muchos emprendedores pasan por una mala experiencia relacionada con el marketing, fruto de la cual, terminan, incluso, creyendo que aquello del marketing son solo inventos en las pequeñas empresas.

            Encarar el marketing de manera pasiva consiste, en esencia, en emplear el marketing porque “no tienes otra opción”, es decir, tratando el marketing como un mal necesario que tenemos que sufrir por el simple hecho de ser emprendedores.

            Los resultados que dé el marketing dependerán de la manera en la que lo encares, si de forma pasiva, como ya hemos explicado en este punto, o de forma activa. Que quiere decir, emplear el marketing como aspecto fundamental del éxito de la empresa. Encarándolo como una oportunidad de expandirse y llegar más lejos.

¿Cuándo adoptar una estrategia de marketing pasivo?

            El mercado objetivo para emplear un marketing pasivo es aquel en el que la capacidad de producción no es capaz de satisfacer todas las necesidades del mercado, creando un desbalance entre la oferta y la demanda.

            Con las empresas produciendo servicios insuficientes, la demanda se hace mayor que la oferta y esto convierte las acciones de publicidad como una estrategia innecesaria y hasta superflua.

            Este tipo de mercado es muy característico de la revolución industrial. En el cual la capacidad de innovación es escasa y las necesidades son, además de básicas, bien conocidas por los consumidores.

            Las empresas en estas situaciones, emplean un marketing limitado o pasivo. Los ejecutivos se concentran exclusivamente en la salida de los productos fabricados, dejando de lado la promoción de los mismos.

            Una empresa empleando marketing pasivo solo puede sobrevivir en este tipo de mercados. En un ambiente más competitivo y carente de ofertas no funciona mantener un sistema pasivo en materia de marketing.

            Por ese motivo debes tener cuidado, lo mejor es analizar el mercado en el que vas a operar. Hacer un análisis de mercado es el primer paso antes de decidir el tipo de marketing y la estrategia de marketing que llevaras a cabo. Una estrategia de marketing mal empleada solo cosechará resultados negativos y desalentadores.

Ventajas y desventajas del marketing pasivo

            La mayor ventaja, de adoptar un sistema pasivo en materia de marketing, es redirigir los fondos de tu empresa hacia propósitos más productivos. Esto quiere decir que la empresa no gastara dinero en una estrategia que generará un aumento en las ventas muy limitado.

            Las empresas que emplean el marketing pasivo apenas requieren del departamento de marketing. Y en estas organizaciones, la función de producción es quien domina, o sea, que es más importante analizar los productos que se están fabricando.

            De este modo, el mejor fruto que ofrece el marketing pasivo consiste en generar ventas sin tener que gastar fondos diseñando una estrategia de marketing muy elaborada.

            Además de generar ventas, el marketing pasivo busca satisfacer las necesidades del mercado, un mercado dominado por la oferta y la escasez de innovación tecnológica. De este modo, aunque no des a conocer el producto, el consumidor comprará porque lo necesita en ese momento.

Al concentrarse en los productos, más que en la promoción, la mejor publicidad es la calidad del producto. De este modo, redirigiendo los fondos hacia la producción logras ambos objetivos al mismo tiempo; ofrecer un producto de calidad para el consumidor y conseguir darte a conocer.

            El marketing pasivo empleado en el mercado incorrecto puede traer consigo numerosas desventajas, es también llamado pasivo, en materia de marketing, aquel emprendedor que emplea de forma inactiva el marketing.

            Los emprendedores que, por miedo o por extrañeza, no saben llevar a cabo sus estrategias de marketing y prefieren enfocar su energía hacia “trabajo real” o aquel para el que han estado estudiando y preparándose.

          En estos casos, los consumidores no conocerán tu producto, no sabrán de tu existencia y no se verán incitados a comprar. De este modo, tu empresa solo generará pérdidas de dinero y fracasará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.